No lo olvido 

Me conformé con el infinito
y me perdí en la nada.
Nunca fue delito
quedarse con las ganas.

Busqué el grupo en el que milito
y la soledad me colmaba.
El más feroz grito
fue silenciado por ella que me colgaba.

Perderme en el limbo, lo admito,
es lo que más me asustaba.
Llevo una eternidad creyendo que era un mito
y ahora desde aquí no me consuela nada.

Me pareció bonito
romper aquello que amaba.
Si apruebo al maldito
pierde el que ganaba.

Gastaste todo tu chito
en esa última calada,
sin darte cuenta de que un respiro 
era lo que te mataba.

No siento cuando palpito,
ni me lo dice una grada.
Pero se hunde lo descrito
cuando me atraviesa tu bala.

A pesar de terminar hace tiempo la partida,
no lo olvido.
Espero que me vaya bien en la vida,
espero que no te arrepientas ante lo dicho.
Lo primero me gustaría,
lo segundo lo necesito.

Comentarios

Entradas populares de este blog