Entradas

Imagen
La hucha de piedras
El síndrome de Diógenes en el hipocampo, soy la envidia del anciano.
Tengo la potencia del Lambo
y duele, la frente en la mano.

Compenetración inigualable
en el sistema nervioso.
Lo estoy, échame un cable,
dale miel al oso.

El Federer de la introspección
no cede el set de la conciencia
porque no da opción a que actúe el corazón
en lugar de la inteligencia.

El orden de Fabio Capello
porque siempre estoy a la defensiva.
Me siento atacado por lo que anhelo, lo que me hace peligroso en la estampida.

Caricias que desgastan el tejido,
la epidermis no aguanta calor.
Por eso ya no impido
que se gripe el motor.

La hucha de piedras es pesada
y es el mayor lastre.
Me llega para fin de semana,
pero no para pagar al sastre. 

Imagen
Pellizcos de anestesia
Me quieren más en Canaán que en mi círculo
porque los fantasmas sí lamentarán
la rotura del vínculo.

Cerrad los ojos,
cegaos para no ver el caos.
Se desteñirán los más apasionados rojos
para dar color al vaho.

Y volverán a por lo que es suyo
y os dejarán huérfanos de calor
porque si encontráis placer en el chamullo,
no disfrutaréis nunca del dolor.

Me encariñé de todo lo que me da miedo
porque me hace sentir.
Conocí el riesgo
y ya no me quiero ir de aquí.

Estoy ausente en mí
y aislado en vosotros
porque no voy a salir
a un mundo de sin rostros.

Necesito estímulos para corroborar
que estoy vivo y no sólo respirando
porque con tan solo pestañear
ya me siento flotando.

Ansío un vuelco casi tanto como tú,
pero a mí no me vendrá de herencia,
será un cambio de actitud
y no más pellizcos de anestesia.
Imagen
Donde dije digo... 
Digo que se apagó la llama porque ya bailé sobre las cenizas,
deshice la cama
y olvidé lo que ironizas.

Digo que si anduviéramos con los ojos tapados,
acabaríamos encontrándonos seguro,
porque sólo ciegos y desorientados
podríamos bordear el muro.

Digo que ese muro es de orgullo
y evito decirlo en alto.
Por si ves lo que intuyo,
por si acaso.

Digo que la emoción no tiene ya sentido
porque se muestra reacia a aparecer.
No sé si porque no olvido
o si por no querer creer.

Digo adiós porque me canso
y hola porque me extrañas
porque tu insulto es halago
y tu caricia es guadaña.
Imagen
Los puntos sobre las y-es

Y no doy un paso
sin mirar a mi espalda. Y no hago un lazo
sin pensar en quién manda.

Y no lloro por ti,
no me importas tanto.
Y a quien rompo es a mí,
déjate de egoísmo barato.

Y si simulas que te importo,
no obtendrás lo que buscas.
Y si te interesa lo que escondo,
hazte a ti las preguntas.

Y tú empieza a divagar
y a soltar discursos populistas,
que verás mi realidad:
no me interesan las conquistas.

Y date por aludido si quieres, no voy a esconder lo que no existe.
Y reflexiona cuando pienses,
que lo nuestro fue un mal chiste.

Y saluda a tu marcha al resto,
mustios en el camino del adiós.
Y márchate olvidando esto:
"por siempre odiaré tu valor" .
Imagen
Vuelve a tu hogar, chico
La pieza que salió para engordar
volvió para no encajar. Cuántas veces te lo habré dicho...
Vuelve a tu hogar, chico.

El lugar al que sin dolor perteneces,
donde encuentras calor y te creces.
Allí donde te esperan brazos amables
y depende de ti si te enrollas con los cables.

Huye de la hoguera y de su humo,
no sigas la estela del garrulo.
Camina seguro por el sendero de migas,
bordea el muro para llegar a la salida.

Sé que no es de tu gusto, amigo,
porque conozco tu mundo herido.
Pero mereces que el hilo resista
y no saber si sigo al alquimista.

No encajas en esa masa de roles, no acatas ni catas aquello que te imponen.
Por eso te pones nervioso al mirar alrededor
y observar que los bombones se derriten con su hedor.
La pieza que salió para engordar
volvió para no encajar.
Cuántas veces te lo habré dicho...
Vuelve a tu hogar, chico. 


Imagen
Gracias
Gracias...
Por demostrarme lo que ya sabía,
que estoy más fuera que dentro.
De no ser por ese día
aún viviría en el cuento.

Por enseñarme el camino equivocado,
habría tardado un poco más en encontrarlo solo.
El tiempo que me habéis ahorrado
se traduce en horas de pensar en lodo.

Por musitar una sonrisa de complacencia
para contagiarme el engaño.
Me di cuenta de que, con paciencia,
no hacéis el mismo daño.

Por no estar,
me habéis ayudado a valorar lo contrario.
Ahora sólo preguntarme qué tal
es un gesto extraordinario.

Por ayudarme a desconfiar,
ya únicamente yo me fallo.
Cierra la puerta antes de entrar, solo es bien recibido el rayo.

Por hacer que me replantee todo,
ahora tengo experiencia en comerme la cabeza,
que vuela hasta llegar al nodo
y se asusta con una abeja.

Gracias por todo,
perdón por tan poco. 


Imagen
Me viene grande
Me encanta que se guste,  odio que se encante.
Y no es porque su confianza me asuste,
sino porque ha de rebajarse para hablarme.  Es mejor poco que nada,
pero me ofende el conformismo.
Y eso que valoro desde la cama
hasta a quien me observa ya dormido.

Me pregunto qué hago aquí,
tan yo, tan ciego.
Ni delante ni detrás de mí
hallo consuelo.
Es que es tan raro todo,
soy tan raro yo,
son tan raros ellos y su trono
que no comprendo su "no".

Si la canica con la que jugué de niño un segundoya me venía grande,
imagínate el mundo,
que es gigante.
Imagen
No
No te oigo,
no me escuchas.
Ni con Yoigo,
no sirven mis luchas.

No te veo,
no me miras.
No sé si por feo
o por nuestras heridas.

No me conozco,
no me reconoces.
Aunque no me haya vuelto tosco,
ni dé voces.

No sueño,
no duermes.
Dos insomnios sin dueño,
que juntos se hacen fuertes.

No sé de ti,  no te importo.
No piensas en mí,
ni yo tampoco. 
Imagen
¿Soy y no soy?

¿Quién soy?
Soy versos desteñidos
y tinta transparente.
Soy intensos aullidos
y alaridos incoherentes.

Soy fuego en el infierno
y vida en el agua.
Soy oscuridad, soy miedo,
soy el azul de Nicaragua.

Soy el viento huracanado
que no dificulta ni el vuelo de la mosca.
Soy el martillo que saca el clavo
por el lado de la torta.

Soy el niño de la cabeza gacha,
que la levanta para gritar.
Soy quien tacha la mancha
para hablar con la humildad.

Soy el esquimal que se da por vencido
porque el tiempo no acompaña.
Soy quien llega a la cima del temido cuando carezco de agallas.

Soy el roble sin madera de campeón,
que cada vez está menos vivo.
Soy el perro ladrador,
que muerde poco pero con motivo.

Soy Tuco Salamanca
sin el "ding" de su tío.
Soy Skinny Pete de espaldas
para no ver sufrir a mi amigo.

Soy el mar muerto
recién nacido.
Soy el que resuelve entuertos
y acaba perdido.

¿Quién no soy?

No soy fuerza
ni física ni de voluntad.
No soy guerra
ni e…
Imagen
Culpable
Dispara contra mis lágrimas                           y destruye tu gatillo.
Son demasiado cálidas
como para resultar herido.

Extranjero en cualquier casa,
y no hago uso de reproches.
No supe adaptarme a esa masa
de arrugas y de coches.

Me limité a dos opciones:
sonrisa o morderme el labio.
Y mientras tanto crié dos corazones
para hacer del respirar mi cardio.

Hoy no me responde ni el eco
porque le fallé en otra vida.
No supe criticar de lo que peco
ni para imitar al que me admira.

Dejé de contar cuentos al niño
para que creciera sin gafas que ciegan. Pero él salió más pillo
y reclama lo que le niegan.

Sólo hay un culpable
y ya huyó de las excusas.
Resultó no ser tan cobarde
porque sobrevivió sin musas.



Imagen
Metamorfosis

El porvenir se convirtió en poraguantar,
lo llamo visión de futuro.  El matiz se encuentra en la verdad:
tú lo evitas, yo lo asumo.

Golpearon al diamante
y lo volvieron carbón.
Quemaron su talante
y lo dejaron huérfano de razón.

Siendo sincero,
la metamorfosis es indolora.
Pero cuanto más la espero,
más se demora.

Pasaste a segundo plano
cuando decidí mirar mi reflejo con odio.
Ahora él me ha encerrado
y sólo me permite ver cómo se aleja el podio.

Al menos hay una parte de valor:
ya no doy pasos en falso porque no ando por los que lo son,
me tomo un descanso.

Ya nada es como antes,
quizá sea mejor así.
Ya no me lamento delante
de los que luchan para sí.
Imagen
En vano

Vivo pensando en el mañana
sin querer que llegue.  Quiero como si fueras a serme arrebatada
y soy incapaz de verte.

Lucho tratando de conseguir una redención
que sé que no merezco.
No escribo, sino que sangro un renglón
como terapia y lo llamo verso.

Hablo para contentar al que me importa
aun sabiendo que no harían luto.
Pero yo sé que daría mi aorta
por la confirmación de que están a gusto.

Vendo mi alma al diablo
esperando un favor que sale caro.
Imito al potro en el establo,
ya no me importa mancharme de barro.

Busco la fuente de alimentación de la esperanza
habiéndola perdido en el camino de piedras.  Trato de saciar mi sed de venganza
arrancando mis adornos de seda.

Hago, espero, creo, decido,
pero en vano.
Intento, trato, lucho, aspiro,
inservible mi azar con el dado.
Imagen
Hazme daño

Inspiración.
La busco y ella me encuentra.  Rendición.
Duele no estar cuando está ella.

Tú simplemente hazme daño,
te lo pido por favor.
A lo largo de los años,
sólo me ayuda el dolor.

Inservible es la alegría
cuando el poeta empuña la pluma.
Inútil es la apatía
cuando le invaden las dudas.

Hazme daño, hiéreme.
Déjame sin palabras.
Llora estaño, hiérete.
Liberará mi mente cuando la abras.

Convierte mi tristeza en rabia. Deja fluir tu Lucifer por la corriente.
Mi defensa, aunque es sabia,
bucea por mi subconsciente, es contraproducente.

Yo sólo quiero liberarme sin explicaciones.
Diamantes ensangrentados es lo que me va a costar.
Hazme daño, es una de tus funciones.
Es porque necesito poetizar.


Imagen
Me estoy matando

Quiero pasar desapercibido  en un mundo de egoístas.
Se basan en negar lo que no pido
y reclamar patrimonio de futbolista.

Se ofrecieron a ponerme el paracaídas
y sólo busco alguien que me empuje del avión.
El gato de Schrödinger perdió sus vidas
mientras buscaba redención.

No me gusta por ser lo mejor,
me gusta por estar hecho para mí.
Me da igual merecer el error,
me importa que te afecte a ti.

No miré a los ojos del rapado en el holocausto,
pero fui encerrado en mi propio infierno.
Es contraproducente como el trato de Fausto,
pero es una realidad el gélido invierno.

Cambié el te quiero por el paso de ti silencioso.  Ahora paso rápidamente sin saludar.
Dentro de poco esos preguntarán tediosos
sobre el porqué del ignorar.

Me estoy matando lentamente
con la elegancia de Pirlo,
alejándome de la que era mi gente.
Lo he peleado hasta conseguirlo.


Imagen
Tu ideal

Fui, soy y seré igual
a grandes rasgos.
Deshecho cambiar por tu ideal,
yo no sigo a los trasgos.

Fui sufrimiento
y corazón.
Fui lamento,
fui decepción.

Fui energía
y pasotismo.
Fui alegría,
fui cataclismo.

Soy hielo en el agua
y fuego en la lava.
Soy quien forja la fragua,
soy quien su zanja cava.

Soy inapreciable
y prescindible.
Soy moldeable,
soy invisible.

Seré una incógnita y seré irresoluble.
Seré hipócrita,
seré soluble. 

Seré miedo
y caos.
Seré ciego,
seré Laos.

Yo no sigo a los trasgos,
deshecho cambiar por tu ideal.
A grandes rasgos
fui, soy y seré igual.
Imagen
Pripyat

Lamento la ausencia de caricias tras mis no me toques.
Estoy en Pripyat y siento envidia
de las fronteras que hacen de tope.

Siempre traté de que me acompañaras,
aunque fueras sólo tú.
En honor a todas esas palabras,
que maquillaban tu verdadera actitud.

Aquí hace mucho frío
con la temperatura de tu agosto.
La calefacción no quiso
hacer mi cuarto angosto.

Apenas puedo moverme,
no creo que me quede mucho tiempo.
Hablo solo como rodeado de entes.
Adelante, entre en mi mente y llévese el viento.

Miro a mi alrededor,  sólo veo el reflejo de un alma en pena.
Su rostro es de profunda aflicción
y su respiración le quema.

Se lo... Me lo he ganado,
el tiempo pone a cada uno en su lugar.
Sugiero un último ultimátum al ser alado,
ni siquiera me concede suplicar.

Nadie ofrece su mano al que trae desgracias
para sacarlo de las arenas
movedizas.
Éste daría las gracias,
pero son enfermizas.

Queda nadie que me respalde,
nadie que me quiera.
Jamás hice nada en balde,
ahora me devora la fiera.

Imagen
Dicen

Dicen que me escondo,
que tengo coraza de hierro.
Pero por algo no ven al cóndor
en época de invierno.

Dicen que peco de bueno,
que, por ello, soy tonto.
Pero se extrañan porque estoy de acuerdo
y, a la vez, para mí no hay mejor piropo.

Dicen que temo a lo desconocido,
que la actitud es de cobarde.
Pero no saben que con todo lo corrido
no hay dolor inimaginable.

Dicen que soy frío,
que pierdo mi adolescencia.
Pero tengo los bolsillos llenos de vacíos
y no los llenan sus creencias.
Dicen que no salgo de mi refugio,
que es poco lo que pido.
Pero no entienden que es sucio
y que no me siento protegido.

Dicen que pienso demasiado,
que no obtengo beneficio de ello.
Pero no conocen el rechazo
ni lo que escuece en el sobre el sello.

Dicen que he perdido juventud,
que no la he aprovechado.
Pero no conocen mi actitud.
Soy el barco que ignora el faro.

Dicen que acabaré explotando,
que no es bueno ser egoísta sentimental.
Pero no sospechan que me estoy reservando y seguiré haciéndolo hasta …
Imagen
Tempestades ácidas
Si el tiempo es oro, te lo doy, pero antes promete aprovecharlo.  Asumiré poder perder lo que soy si así libero lo que andas buscando. 
Al árbol nunca le importó  que se le cayeran las hojas.  Ni a ti el brillo del neón,  sólo quien te llora estrofas. 
Camino por la senda de la amargura  y siempre me tropiezo.  Gateo por el suelo en busca de la cura,  pero me piso los tobillos en cuanto empiezo. 
Al clavo que sobresale se le da un martillazo, somos criaturas endebles y flácidas.  Nos mata el discontinuo trazo de las tempestades ácidas. 
Subid la cuesta,  aunque os duela engañar.  No os deis la vuelta,  podríais ver la verdad. 
Caen las torrenciales  y vuestras vidas se lamentan.  Alteran vuestros quehaceres normales, pero no os alerta. 
Se vienen tempestades ácidas.  No me preocupa el cuándo ni el cómo,  no me despertaré más con la tez pálida  porque sólo estoy solo.
Imagen
Al sol le doy la espalda
El péndulo en un bucle
no es capaz de parar.
Lo mismo ocurre
cuando tiendo a lastrar.

Camino lleno de icebergs.
El marinero cauto se ahoga
como el acróbata a punto de caer
si nadie le llora.

Las mañanas con ojeras
derivadas de noches demasiado largas.
Será por el frío que entra,
y porque al sol le doy la espalda.

No es psicología inversa,
es miedo a decir la verdad.
Te engaño a sabiendas
de que preguntas por no quedar mal.

El fin justifica los medios en la guerra por la nada,
la que crean los necios
cuando se acobardan.

Nunca se recuerda al héroe encapuchado
porque ni él sabe su nombre.
Y es que acaba cansado
de que se le exija el doble.
Imagen
No valgo
Frecuento lo efímero de forma tan habitual que el infinito se desgasta.
En un mundo cobarde, ni el valiente tira de casta.
La salida fácil es aquella que no se malgasta,
pero es la más valiosa como el as, recoge la pasta.

Caminé tranquilo por el filo para caer en el centro de la diana,
pero no valgo ni para estar en el punto de mira.
El francotirador ya me disparó en la cara
y ahora pico carbón en su mina.

Doy palos de ciego en mi busca hacia las gafas de realidad.
No hablo de dioptrías ni de la virtual.
Hablo de aquello que nadie quiere mirar,
pero yo tengo que tocarlo para poder progresar.

Le he perdido la pista al acertijo de la soledad
para acabar nadando en el mar de dudas sin salinidad.
El rencor bebe de la fuente más humilde de la ciudad
porque la egocéntrica está llena de falsedad.

No valgo lo que esperan, sino lo que quiero.
Por eso, suelo retar al fierro más fiero
y acabo siempre perdiendo.
Y lo sé, aunque mi lema es el "pero".

Caí al abismo por un ligero t…
Imagen
Mi poesía 
Si cuido las letras
no cuido al que escribe.
Demasiadas verdades negras
sobre el que las vive.

Le duelen más que a nadie,
aunque otros vean indirectas.
Piensa en el último baile
y no en si se alimenta.

Sus versos son economía sumergida
sin ánimo de lucro.
Sin embargo, se les da la bienvenida
sin un solo gesto pulcro.

Su rima es sencilla
y su métrica casi nula.
A la primera la mima,
ignora la segunda.

Su sentimiento sangra el dolor que sufre su álter ego.
Conoce su ínfimo valor
y así constituye su miedo.

El poeta y el humano son uno,
quién lo diría...
La tercera persona es un mundo,
lo explica mi poesía.
Imagen
¿A qué precio?
Suenan campanas de gloria,
yo las desprecio.
Han logrado la victoria,
pero, ¿a qué precio?

Contarán grandes historias
de luchas y ejércitos recios.
Pero más valiosas son las minas de Moria
y el sonido de los silencios.

Han conquistado tierra de momias
y lo han celebrado como necios.
Aquellos que se vanaglorian
caerán como corazones sin aprecio.

Derramar sangre era tarea obligatoria,
mas no tanto el menosprecio.
Giraron varios grados la noria,
pero no aguantaron el asedio.

Ahora sienten euforia
y el resto, vértigo en el trapecio.
No considero su hazaña meritoria. Por mi parte, sufren un deprecio.

Creen poseer fuerza gravitatoria,
humildad del tamaño del paramecio.
Su capacidad es más que notoria,
del dolor que provocan no la diferencio.

Presumen de su trayectoria,
yo los sentencio.
Han logrado la victoria,
sí, pero, ¿a qué precio?
Imagen
Superstición

Si tirar la moneda es azar,
¿por qué cruzamos los dedos?
Si fascina hablar del mar,  ¿por qué es de nuestros mayores miedos?

Si no tememos a la muerte,
¿por qué duele pensar en ella?
Si no creemos en la suerte,
¿por qué giramos la botella?

Si subir la escalera nos motiva,
¿por qué evitamos pasar por debajo?
Si apreciamos la vida,
¿por qué pisamos al escarabajo?

Si lloramos una despedida,
¿por qué huimos de casa?
Si anhelamos la salida,  ¿por qué la puerta nos abrasa? 

Si a veces nos creemos inmortales,
¿por qué tanta superstición?
Si revolucionas constantes vitales,
¿por qué no sientes emoción?

Hoy tenemos más preguntas
que intención de responderlas.
Quizá deberíamos ponernos multas
por dejar ventanas abiertas.